Volkswagen puede alzarse con el título de marcas en el Rallye de Australia

Volkswagen podría alzarse con el título de marcas del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA (WRC) en el Rallye de Australia. Del 11 al 14 de septiembre, los pilotos y copilotos de Volkswagen, Sébastien Ogier / Julien Ingrassia (F / F), Jari-Matti Latvala / Miikka Anttila (FIN / FIN) y Andreas Mikkelsen / Ola Fløene (N / N) continuarán con su particular pelea por los títulos de pilotos y copilotos en el país oceánico.

Punto de partido en Australia, se necesitan cinco puntos para ganar el Campeonato del Mundo de Marcas Volkswagen podría alzarse con el Campeonato del Mundo de Marcas en Australia. Sébastien Ogier y Jari-Matti Latvala necesitan sumar cinco puntos entre los dos para hacer que el sueño se haga realidad, siempre y cuando Citroën haga doblete. Pase lo que pase, será suficiente si defienden 129 puntos de los 169 con los que cuentan antes de este rallye. Si lo logran, será histórico. Si Volkswagen revalida el título en Australia, sería la vez que antes se decide el campeonato en los últimos 25 años, después de haber disputado solamente tres cuartos de la temporada.

El enfrentamiento entre Ogier y Latvala ha mantenido en alerta a los aficionados desde el inicio de la temporada. Antes del Rallye de Australia, Sébastien Ogier tiene una ventaja de 44 puntos sobre su compañero de equipo Jari-Matti Latvala en el campeonato de pilotos. Ocho de los nueve rallyes disputados esta temporada han sido vencidos por uno de ellos dos, Ogier ha ganado cinco y Latvala tres. El duelo entre ambos ya forma parte de la historia del WRC, tres de las peleas entre Ogier y Latvala se encuentran entre los diez finales más ajustados de todos los tiempos del Campeonato del Mundo de Rallyes. En 2011, Ogier superó a Latvala por 0,2 segundos en Jordania, mientras que en Nueva Zelanda en 2010, fue Latvala quien venció a Ogier por 2,4 segundos. El resultado más ajustado desde que los dos corren para Volkswagen fue en el Rallye de Finlandia de este año, cuando Latvala se hizo con el triunfo en su país por delante de Ogier por 3,6 segundos.

El Rallye de Australia, que se disputará en los alrededores de Coffs Harbour en el estado de Neuva Gales del Sur, se presenta como un desafío compacto. Sin embargo, las especiales son muy variadas, las carreteras rurales son rápidas, estrechas y reviradas. Además, cuentan con muchas curvas ciegas, lo que les complica la vida a los pilotos y copilotos. Los organizadores han dejado el tramo más mítico del Rallye de Australia para la jornada final del domingo, cuando la prueba lleve a los equipos al norte de Coffs Harbour. “Wedding Bells” en el Wedding Bells State Forest constará de 9,23 kilómetros muy exigentes y que en su segunda pasada será el Power Stage, donde se otorgarán puntos extras a los tres primeros.

El mayor desafío al que los participantes deberán enfrentarse será el sábado, cuando disputen la especial más larga del Rallye de Australia, “Nambucca” de 48,92 kilómetros. Una ventaja importante de la prueba australiana es que las distancias son relativamente cortas. Los aficionados que se acerquen hasta los tramos se encontrarán entre 30 y 60 minutos en coche del centro de Coffs Harbour. Los World Rally Cars recorrerán un total de 632,89 kilómetros de tramos de enlace durante las tres jornadas.

Comentarios sobre el Rallye de Australia

Sébastien Ogier: El Rallye de Australia me gusta mucho. Me encantan sus tramos y siempre me he sentido cómodo aquí. En 2013, Julien y yo casi completamos un rallye perfecto, hicimos 19 scratch en 22 tramos, y sumamos los tres puntos extras por ganar el Power Stage. Naturalmente, queremos repetirlo este año, pero no será nada fácil. Seremos los encargados de abrir pista en la primera jornada y la competencia es muy elevada. Hyundai demostró su potencial con su doblete en Alemania. Los errores se pagan caros, ya lo hemos experimentado. El Rallye de Alemania ya está olvidado y solo miramos al futuro. Afortunadamente, Julien y yo estamos bien después del accidente. Tuvimos que pasar unas cuentas pruebas para asegurarnos, y los resultados fueron positivos. Aseguramos el título de pilotos para Volkswagen en Alemania, pero no el de marcas. Este es, sin duda, el objetivo para Australia”.

Jari-Matti Latvala: El Rallye de Australia siempre es especial. Me gusta el estilo de vida relajado que tienen aquí, los  bosques y la cercanía de este rallye al mar. Desde un punto de vista deportivo, cambiamos el asfalto por la tierra, que siempre es más difícil que al revés. Pero venimos de haber corrido en Finlandia, una prueba donde te acostumbras a las sensaciones de ir muy rápido y, sobre todo, a los puntos de frenada. Finlandia es un buen entrenamiento para Australia, ya que aquí los coches necesitan una puesta a punto a medias entre la del Rallye de México y el Rallye de Finlandia. El primer día, en el que hay tramos muy técnicos y revirados, se parece más a México. En la segunda jornada, con largas rectas, es más parecido a Finlandia. Así que tenemos dos configuraciones diferentes, una más blanda y otra más dura. Ayuda que el shakedown se dispute en una de estas especiales, aunque sea en dirección opuesta. Esto no dará una idea de cómo está el tramo. Desafortunadamente, en Alemania no pude recortar diferencias en el campeonato con mi compañero de equipo Sébastien Ogier. Aquí empezaremos en la misma posición. Espero poder luchar por la victoria, aunque también habrá que estar atentos a la competencia externa de nuestro equipo. Creo que Citroën y Hyundai también tienen una buena oportunidad de ganar”.

Andreas Mikkelsen:  “Volvemos a la tierra, me gusta. El Rallye de Australia es una de las pruebas de este año que ya he disputado anteriormente con el Polo R WRC. Tengo buenos recuerdos de este rallye. Disfruté en todas las especiales y espero volver a hacerlo este año. Hay muchas curvas ciegas en los bosques, por lo que será complicado. Es muy fácil cometer un error y arruinar tu carrera. Habrá que prestar especial atención al tramo de “Nambucca”, porque no solo es el más largo, sino también, la especial más difícil del Rallye de Australia. Con poco menos de 50 kilómetros, tiene todo lo necesario para ponerle las cosas complicadas a los pilotos de rallyes. En la primera sección cuenta muchas curvas ciegas, y algunas zonas con asfalto. Pero este año me podré fiar de las notas que hice en 2013, así que las podré estudiar al detalle. En general no me siento presionado, ya que estamos en una buena posición en la clasificación de pilotos. Y cada vez que corro un rallye sin mucha presión, logro un buen resultado. Me gustaría volver a subir al podio. Por supuesto, ganar estaría genial, pero no tengo ninguna prisa. Sin embargo, el Rallye de Australia es una de las pruebas en las que tengo más posibilidades de conseguirlo”.

TAGS: , ,

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario