Verstappen arrasa en su primer Gran Premio con Red Bull

Max Verstappen, ganador del Gran Premio de España, ha tardado sólo 24 carreras en demostrar los motivos por los que, a pesar de su corta edad (18), se instaló en el Mundial de Fórmula Uno, en cuya historia irrumpió para ser el más joven ganador de la historia de una carrera de este certamen.

Max nació en Hasselt (Bélgica) el 30 de septiembre de 1997 y tiene el automovilismo inoculado desde la cuna ya que es hijo del expiloto Jos Verstappen, que estuvo en Fórmula Uno entre 1994 y 2003 con dos podios como máximo botín, y la campeona belga de karting Sophie Kumpen.

Tiene pasaporte belga, pero corre con licencia holandesa, y es desde este domingo el más joven ganador de la historia de este campeonato, al lograrlo con 18 años, siete meses y 15 días.

El anterior récord de precocidad estaba en poder del alemán Sebastian Vettel, que se impuso en el Gran Premio de Italia de 2008 con 21 años y dos meses y 11 días. A su vez, ahora tetracampeón germano había superado en la tabla de jóvenes ganadores al español Fernando Alonso, que en el Gran Premio de Hungría de 2003 venció cuando contaba 22 años y 26 días.

Max Verstappen, que hasta esta carrera era el compañero en Toro Rosso del español Carlos Sainz, ha tenido que esperar sólo 24 carreras para lograr su primera victoria, en la primera oportunidad que se la he presentado de contar con un carro de primera fila.

Aunque bien es cierto que el abandono en la primera vuelta de los dos Mercedes le allanó el terreno, su manera de gestionar la carrera y resistir el acoso final del finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) dejó claro su perfil de piloto ganador pese a su corta edad.

El mundo de la Fórmula Uno y del deporte en general se llevó las manos a la cabeza cuando el 18 de agosto de 2014 Red Bull anunció que un chico que entonces tenía 16 años iba a ser en el siguiente Mundial piloto titular de su equipo filial, Toro Rosso, en sustitución del francés Jean Eric Vergne y para ser compañero del ruso Daniil Kvyat. A Max le quedaba algo más de un mes para cumplir 17 años.

Poco antes se había incorporado al programa de jóvenes talentos de Red Bull tras haber sido previamente campeón mundial de karting, especialidad de aprendizaje a la que llegó con cuatro años y medio y en la que estuvo hasta 2013, lo que le abrió las puertas del Europeo de Fórmula 3.

Su primer contacto con un Fórmula Uno lo tuvo cuatro días antes de cumplir los 17, cuando intervino con Toro Rosso en los primeros entrenamientos libres del Gran Premio de Japón de 2014.

Y en la primera carrera de 2015, el Gran Premio de Australia, Max Verstappen se convirtió en el más joven debutante de la historia del Mundial de Fórmula Uno. Tomó la salida con 17 años, cinco meses y 13 días. Superó en este apartado al español Jaime Alguersuari, que debutó en F1 en el Gran Premio de Hungría de 2009 con 19 años, cuatro meses y tres días.

En su primera temporada consiguió puntuar en el Gran Premio de Malasia, en el que fue séptimo con 17 años, cinco meses y 27 días. Fue también el más joven de siempre en conseguirlo. Superó los 19 años, 10 meses y 18 días de Kvyat en el de Australia del año anterior.

Desde que llegó a la Fórmula Uno con Toro Rosso, y antes de su eclosión de este domingo, Verstappen puntuó en 13 de las 18 carreras que acabó. En su primer año fue dos veces cuarto en otras tantas carreras.

Llamó especialmente la atención la frialdad con la que capeó la rueda de prensa previa al Gran Premio de España de este fin de semana, en la que estuvo sentado justo al lado del ruso Daniil Kvyat, degradado por Red Bull a Toro Rosso y cuyo lugar ocupó el holandés en el Circuito de Barcelona-Cataluña.

Verstappen se limitó a vivir su sueño y tratar de aprovechar al máximo la oportunidad que los responsables de Red Bull Racing le brindaron. Y lo logró de la manera más espectacular posible: con una victoria para entrar en la historia.

TAGS: , , ,

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario