Salimos a probar el Audi Q5 Hybrid

El Audi Q5 Hybrid se presenta como un vehículo de gran tamaño y, que en comparación con otros de su misma categoría y potencia, consigue gracias a su sistema híbrido, unos consumos más reducidos. Por ejemplo, para este Q5 se anuncia una media de 6,9 litros de consumo, mientras que el 3.0 TFSI, con algo más de potencia, 272 CV, eleva el consumo oficial hasta los 8,5 litros. En este sentido es notable la disminución del consumo en ciudad y menos importante el de carretera. Uno y otro consumen 6,6 litros en ciudad o 11,4, respectivamente.

Como vehículo que se inscribe de forma plena en lo que podríamos denominar como el segmento de moda, aunque los representantes más vendidos lógicamente sean en la actualidad los que ocupan el escalón inferior en tamaño y precio. El Audi Q5, analizado de una forma global es un excelente vehículo. Atesora las ventajas de su segmento, en orden a estilo, habitabilidad y forma de ir situado al volante, pero lógicamente con los atributos de calidad, buenos acabados y excelente presentación general de la marca de los cuatro aros. No podemos decir que el Q5 en genérico sea un vehículo barato, y este híbrido menos. Para encontrar mejor precio deberíamos bajar un escalón o esperar a que la marca presente el SUV pequeño que tiene previsto lanzar, eso si queremos mantenernos en la marca.

Lo primero que hay que destacar es que básicamente este Q5 Hybrid se conduce de forma convencional. No hay que hacer ninguna cosa especial. Lo único que notaremos, cuando el coche está detenido, es que iniciará la marca como eléctrico puro si la batería está lo suficientemente cargada. Es decir, podemos arrancar de una forma silenciosa y suave hasta que por el estado de carga o las exigencias del acelerador, necesite entrar en funcionamiento el motor térmico. Este es sin duda la forma de ahorrar energía. Se inicia la marcha casi siempre en modo eléctrico, si conducimos eso si de una forma suave y tranquila, y nos ahorra la fase en la que el motor térmico consume más combustible. Esa es la explicación de que conums mucho menos en ciudad.

No le falta potencia, tampoco adolece de un mal comportamiento, todo lo contrario, a pesar de su mayor peso, sigue comportándose prácticamente como un turismo. Muy bien a nivel de frenos y de dirección e incluso puede presumir de ser un vehículo ágil cuando se trata de abordar rápidos cambios de apoyo, aprovechándose también de su sistema de tracción a las cuatro ruedas.

El interior es convencional, entendiendo esta afirmación como un elogio. Buenos asientos, tapizados en una atractiva combinación de Alcantara y piel, con múltiples regulaciones, entre la que destacamos la de la longitud de banqueta, que nos permite llevar siempre la parte inferior de los muslos bien apoyadas. La instrumentación es especial. Desaparece el cuentavueltas, y se sustituye para un reloj de carga en donde se nos indica que tipo de conducción vamos realizando en función de la dirección de la carga de la energía eléctrica, si se utiliza para cargar las baterías o simplemente en consumo del motor eléctrico. Además en el panel central podemos representar una gráfica en la que se nos indica en tiempo real el flujo de energía total.

El Audi Q5 es ya un vehículo caro, y este modelo híbrido sube incluso más el precio, para un ahorro que pensamos no está muy justificado. Por ejemplo, el Hybrid quattro  cuesta 63.340 euros y proporciona 245 CV, Con 225 CV tenemos en 2.0 TFSI que consume bastante más en ciudad pero que al final, homologa una media de sólo un litro más con 7,9 litros a los 100 frente a los 6,9 del híbrido, pero cuesta prácticamente 13.000 euros menos: se queda en 50.460 euros. Y si nos salimos del guion gasolina, encontramos que el diésel de 245 CV, más prestacional incluso, sólo presenta un consumo medio de 6,4 litros, con un precio de 59.610 euros, 3.800 euros menos.

Para adquirir un híbrido convencional debemos pensarlo bien. Si nos movemos mucho por ciudad los beneficios serán mayores que si hacemos mucha carretera. En nuestra conciencia ecológica se nos plantean serias dudas acerca de su idoneidad, porque habría que sumar los añadidos en contra de las baterías, que influyen en la mancha ecológica en fabricación y en el posterior reciclado. Otra cosa es si pensamos en las versiones híbridas enchufables, que serán en un futuro a corto plazo, los más ofrecidos y demandados.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.984 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 211 CV de  4.300  a 6.000 rpm

Par máximo: 350 Nm de 1.500 a 4.200 rpm

Cambio: Automática de 8 relaciones

Neumáticos : 235/44 R 19

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.985 kg

Depósito de combustible: 72 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.629/1.898/1.627 mm

Vía delantera/trasera: 1.625/1.620 mm

Distancia entre ejes: 2.812 mm

Capacidad del maletero: 460 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 225 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,1 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,6/7,1/6,9 l/100 km

Emisiones:159 gr CO2/km

PRECIO: 63.430  euros

TAGS:

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario