Prueba del Audi RS7: Belleza y poderío

Es difícil cuestionar a Audi cuando analizamos los trazos de su A7. El concepto de coupé de cuatro puertas esta casi sublimado cuando observamos con detenimiento este vehículo. Además este estilo muestra todo su contenido cuando está en movimiento.

Ahora el A7 pasa a la división quattro GmbH, especialista en las versiones RS de la marca, para que desarrollen un híper deportivo. Los resultados han sido contundentes, combinando casi a la perfección el estilo del A7 con una enorme agilidad, un aspecto muy deportivo y agresivo y unas prestaciones de máximo nivel.

Sin embargo los trabajos de “preparación” no han sido loa habituales. Se han tenido en cuanta exigencias de tipo mediombiental y se ha buscado el mejor compromiso entre prestaciones brutas y el respeto al medio ambiente. Lo primeo ha sido disminuir el peso para llegar a los mismos resultados pero por dos caminos distintos. Rebajar de peso mejora las prestaciones, pero también disminuye los consumos.

El motor que se ha elegido ha mantenido estos mismos esquemas. Se reduce mucho la cilindrada, ya que estamos ante un V8 de sólo cuatro litros, pero que gracias al doble turbo consigue la friolera de 560 CV, con un par máximo aplastante casi de locomotora de 700 Nm.

Lógicamente esta potencia se lleva al suelo con las máximas garantías de tracción. Para eso utiliza de serie la tracción quattro de la marca y también como elemento de serie propone la suspensión Dynamic Ride Control, que incluye muelles convencionales y amortiguación regulable.

Desde que lo arrancamos ya tenemos conciencia de que no es un vehículo convencional. Si, además, al iniciar el movimiento ya tanteamos el acelerador con energía, el RS7 nos muestra un parte de su potencial que ciertamente impresiona. El motor es contundente y nos será muy difícil extraerle todo su potencial. El bastidor además se muestra bastante ágil, fruto de una excelente puesta a punto del bastidor, aunque se nota que estamos ante un vehículo de cinco metros con una batalla de 2,9 m, lo que le convierte más en un vehículo de trazados despejados que de carreteras ratoneras.

Su consumo es elevado en términos absolutos, ya que será muy difícil que lo veamos bajar de los 11 litros en situaciones normales, pero para la potencia que llevamos debajo del pie derecho, no está nada mal. Y todo eso a pesar de que el RS7 dispone de un sistema de desconexión de cilindros, que deja el motor convertido en un clásico cuatro cilindros cuando no se tiene necesidad de demasiada potencia.

Otro de los apartados que más nos ha convencido han sido los planteamientos que quattro GmbH ha seguido para desarrollar el interior. Discreto pero con un enorme gusto, aunque también es cierto que el vehículo de pruebas estaba cargado hasta arriba de opcionales. Incluso la pintura es especial y la más cara de todas las que podamos elegir.

No es tampoco un coche barato, pero con esa potencia y el campo de operaciones que nos abre en cuestión de lujo y posibilidades de viajar, ninguno lo es, por lo que no creemos que represente un problema, sobre todo si pensamos que el RS7 se mueve en un segmento muy pequeño y exclusivo.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 8 en V con desconexión modular de cilindros

Cilindrada: 3.993 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 560 CV a 5.700-6.600 rpm

Par máximo: 700 Nm de 1.750 a 5.500 rpm

Cambio: Automática de 8 relaciones

Frenos: Discos ventilados/Discos Ventilados

Neumáticos : 275/35 ZR 20

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.920 kg

Depósito de combustible: 75 litros

Dimensiones

Largo/Ancho/Alto: 5.012/1.911/1.419  mm

Vía delantera/trasera: 1.634/1.625 mm

Distancia entre ejes: 2.915 mm

Capacidad del maletero: 536 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 250-305 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 3,9 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 13,9/7,5/9,8 l/100 km

Emisiones de CO2: 229 gr/km

PRECIO: 136.850  euros

 

 

TAGS:

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario