Probamos el Mazda MX-5 Roadster Coupé 1.8 Style en su 25º aniversario

El Mazda MX-5 está de aniversario. Ha cumplido ya 25 años desde que se lanzó y sorprende que con los mismos atributos, y ligeros cambios de estilo a lo largo de su ya larga trayectoria comercial, mantenga un estilo y diseño tan fresco y actual. Cuando hablamos de un vehículo roadster, de dos plazas, descapotable y de precio aquilatado para su segmento, es difícil que nuestra imaginación se nos vaya a otro modelo que no sea el Mazda MX-5.

A lo largo del tiempo otros fabricantes se han atrevido a rivalizar con él, pero han pinchado en hueso. Estamos pensando en algún representante de la extinta Rover-MG, algún otro modelo de de Fiat, etc. Mazda se ha hecho fuerte de forma contundente en este segmento y resulta imposible imaginar que otros vehículos, lleguen de donde lleguen, puedan desbancarle.

Y es que el Mazda MX-5 es la más perfecta representación real de lo que debe ser un roadster clásico. Su estilo es agradable y poco agresivo. Lanzado en 1989, estamos ahora ante la tercera generación, pero no ha cambiado en sus aspectos básicos y fundamentales. Dos auténticas y escuetas plazas. Capota de lona, aunque la marca ha sucumbido a los tiempos y ofrece también una capota de chapa practicable, que es la que hemos probado.

Su estructura técnica es la de motor delantero longitudinal de pequeña cilindrada y recortada potencia, que pasa la tracción a las ruedas posteriores. Todo esto y un bastidor que busca sobre todo sensaciones, le sirven para pasar como el más claro y acertado ejemplo de roadster económico de dos plazas.

Todo esto se traduce directamente en  agrado de conducción, o mejor dicho, en que cuando lo conducimos no sea el clásico vehículo que nos filtra todo lo que pasa bajo las ruedas. Lo sentimos  en las manos y en todo el cuerpo. Su sonido, el escaso recorrido de la palanca de cambios, lo espartano de su diseño interior, el trabajo de las suspensiones; todo nos llena de sensaciones y nos indica a cada kilómetro que vamos conduciendo. Por otro lado, y aunque llevamos acabado de piel, y bastante tecnología de seguridad, existen ausencias  que en este momento serían impensables en otros vehículos, pero que en el caso del Mazda MX-5, no estropean la nota final que le proporcionamos al conjunto.

Es tan auténtico, que pensamos que estos 126 CV que nos proporciona este motor de 1,8 litros son los más indicados para el tipo de conducción que nos invita a realizar. Ofrece otro motor de dos litros y 160 CV, pero quizás y según nuestro gusto particular también,  más indicado para lo que no son tan amantes de lo auténtico.

En definitiva. El Mazda MX-5 es el mejor o casi único roadster del segmento inferior, en el que en la actualidad pocos compiten por cierto. Sólo aparecerá un Alfa Romeo próximamente, casi  justo cuando se cambie la actual generación del MX-5, pero, o sorpresa, estará fabricado por Mazda en Japón.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.798 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 126 CV a 6.500 rpm

Par máximo: 167 Nm. a 4.500 rpm

Cambio: Manual de 5 relaciones

Frenos: Discos ventilados/Discos

Neumáticos : 205/50 R 16

Carrocería

Nº de plazas: 2

Peso en vacío: 1.150 kg

Depósito de combustible: 50 litros

Dimensiones

Largo/Ancho/Alto: 4.020/1.720/1.255  mm

Vía delantera/trasera: 1.490/1.495 mm

Distancia entre ejes: 2.330 mm

Capacidad del maletero: 150 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 198 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,9 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 9,8/5,6/7,1 l/100 km

Emisiones de CO2: 167 gr/km

PRECIO: 27.750  euros sin descuentos

TAGS:

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario