Probamos el Honda CR-V 2.2 Lifestyle

Honda tiene bastante experiencia en eso de desarrollar SUV de buen tamaño. El primer CR-V fue un completo éxito de ventas y se prolongaron los buenos resultados comerciales durante bastantes años. La segunda generación también recibió un buen número de pedidos, a pesar de que cambio radicalmente de estilo y planteamientos técnicos. Era un coche notablemente más voluminoso y pesado y mucho más refinado en todos los sentidos, con una presentación a un nivel muy superior al anterior.

Esta tercera generación sigue punto por punto los planteamientos de la segunda, pero evoluciona ligeramente el estilo, es más grande incluso, proporciona mejoras muy importantes desde aspectos puramente prácticos y funcionales, con una mayor habitabilidad en la zona posterior y un maletero muy capaz y con formas además muy regulares.

Además presenta elementos como los tiradores en el maletero para facilitar el cambio de configuración interior y así poder pasar de una forma muy rápida y sencilla, con una sola mano, de ser un cinco plazas a disponer una capacidad de carga casi de una pequeña furgoneta.

Aunque emplea el mismo motor diésel del anterior, los cambios han ido dirigidos a mejorar los consumos, lo que ha conseguido de forma muy notable. Hay que destacar que Honda preparó este vehículo para el mercado americano, donde se ha puesto a la venta en primer lugar. Después, los trabajos para adaptarlo a las características y exigencias del mercado europeo han dado por cierto frutos muy positivos. Sobre todo destaca el cuidado con el que se ha adaptado la suspensión, eligiendo un excelente compromiso entre dureza y confort, con un buen control del balanceo, aunque las dimensiones y peso, con un centro de gravedad elevado, no le permita hacer filigranas en tramos virados. Frenos y cambio, en este último caso uno manual de seis relaciones, también se muestran perfectamente adaptados a las necesidades.

Se conduce prácticamente como un turismo, aunque a estos les observemos desde un lugar más elevado. Nos gusta la originalidad del interior y la posición elevada de la palanca del cambio en el salpicadero y también de la instrumentación, muy fácil de leer y vigilar.

El motor, que como ya hemos comentado es una ligera evolución del anterior, disfruta de una buena capacidad de aceleración y elasticidad gracias a un generoso valor de par máximo, que también se obtiene a un régimen de giro bastante bajo. Ningún problema que mencionar en lo relativo a prestaciones, que clava los 100 km/h por hora en los 10 segundos justos,  y mucho menos en consumos, que aunque no sean cifras de récord, si están completamente en línea con sus rivales. Una media en prueba de 6,7 litros no está nada mal.

En definitiva, el Honda CR-V es una opción en su segmento que se gana a pulso su lugar de privilegio. Es un excelente viajero. Un mejor vehículo para trasportar personas y equipajes, con la ayuda inquebrantable de la tracción integral de serie, y su presentación además de original, está llena de elementos de dotación de última hornada, ya sea para mejorar el lujo o para aumentar la seguridad embarcada. Incluso su relación entre su precio, que no es recortado, con la dotación de esta acabado Lifestyyle, que incluye de serie una gran cantidad de elementos que en otros rivales son opcionales, es más que satisfactoria.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 2.199 cm3

Tipo de combustible: Gasóleo

Potencia: 150 CV a 4.000 rpm

Par máximo: 350 Nm a 2.000 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Frenos: Discos ventilados/Discos

Neumáticos : 225/60 R 18

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.653 kg

Depósito de combustible: 58 litros

Dimensiones

Largo/Ancho/Alto: 4.570/2.096/1.685  mm

Vía delantera/trasera: 1.570/1.580 mm

Distancia entre ejes: 2.630 mm

Capacidad del maletero: 589 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 190 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,0 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,5/5,1/5,6 l/100 km

Emisiones de CO2: 149 gr/km

PRECIO: 35.100 euros, 32.800 con promoción

 

 

TAGS:

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario