Probamos el Fiat 500 L Trekking 1.6 Multijet 105 CV

La cadencia de lanzamientos en un nuevo modelo del porte y características del Fiat 500 L parece que está marcada a priori. Primero un 5 plazas, a continuación una versión más larga que ofrezca más maletero o simplemente acomode a otros dos pasajeros. Por último, jugamos con el estilo y las suspensiones y le proporcionamos unos atributos que nos permiten, como en el mejor de los Suv comparables, unas posibilidades de utilización y una personalidad diferente al del modelo que nos ha servido de base.

Todo esto es justo lo que se ha hecho con el Fiat 500l Trekkiing, después del lanzamiento del 500 L a secas y de la versión más familiar y practica 500L Living, que por cierto están obteniendo un importante éxito de ventas en nuestro país.

En el exterior los cambios son de libro si lo que deseamos es proporcionarle un aspecto de todo camino. Banda de plástico que rodea todo su perímetro. Detalles metálicos en el frontal y en la zaga, que nos protegen de alguna que otra piedra, llantas especiales y una mayor altura libre que nos permita rodar y atravesar zonas algo más complicadas que las habituales.  Con las posibilidades de personalización del modelo, que incluye techo de otro color combinado, ya tenemos definida completamente una versión que delata a simple vista su diferente personalidad.

En el interior también se ciudad algunos detalles, aunque la verdad es que no muchos. Algunos tonos y combinaciones de tapicerías exclusivas, lo mismo que un salpicadero con colores a juego  y poco más. Lo que si hay que decir es que el Fiat 500 L Trekking está muy bien presentado no ya solo por los tonos, sino también por los materiales empleados, aunque lo que deja un poco que desear son los asientos: Los respaldos de las banquetas delanteras y la posición de conducción no son del todo satisfactorias. Esta última se debe adecuar con dificultades a un volante que tiende a una posición demasiado horizontal. Tampoco  debemos olvidar que estamos ante un vehículo que ha sido desarrollado para cubrir una faceta eminentemente práctica, por lo que el interior, con mayores o menores esfuerzos, es muy configurable a nivel de asientos traseros y maletero.

Su habitabilidad también está fuera de críticas. Su concepto monovolumen permite que la relación entre lo que abulta por fuera y el espacio que encierra en su interior sea máxima. Su maletero de 455 litros también resulta impresionante para un vehículo de sólo 4,27 m de longitud.

Sin embargo, y ya puestos en movimiento, la versión probada, con un motor diesel de 1,6 litros y 110 CV de potencia, nos ha parecido excelente en todos los sentidos. Va redando, no vibra, suena poco y se caracteriza por tener una enorme elasticidad, que nos permite apurar mucho las marchas por abajo. Además los consumos, sin llegar a los homologados, si nos han parecido lo suficientemente recortados como para señalar sus cualidades. En toda la prueba redondeamos 6,6 litros en total, lo que no está mal, ya que no fueron realizados en carreteras despejadas.

También nos ha guastado mucho el comportamiento y los desarrollos del cambio de marchas, que resultan bastante indicados para la personalidad del motor y el vehículo. Balancea un poco más que un turismo clásico, pero nada que pase a resultar exagerado y molesto, con un aplomo en curva de primer nivel. Al resto de los elementos técnicos que influyen en su dinamismo: frenos, dirección y asistentes de seguridad, les tenemos que proporcionar la misma nota, mencionando la dirección, que nos ha sorprendido también por su precisión en carretera. Hay que mencionar que estamos ante un dos ruedas motrices, eso sí, con neumáticos M+S que nos permiten adentrarnos en firmes helados con mayores garantías, a lo que también contribuye un sistema de control de tracción más eficaz.

El nuevo Fiat 500 l Trekking nos parece un vehículo interesante. Con este motor se muestra como un viajero inagotable, no exento de unas enormes cualidades para acompañarnos en nuestros cortos pero necesarios recorridos diarios. Su versatilidad es también uno de sus aspectos más marcados, apoyándose de forma muy notable en  un aspecto más juvenil y adornado, sobre todo con las enormes posibilidades de personalización que la marca nos ofrece.

Su precio está bien estudiado, sobre todo si aplicamos los descuentos que siempre ofrece la marca, pudiendo asegurar que el Fiat 500L Trekking tiene una excelente relación entre lo que da y lo que nos cuesta. En definitiva, seguramente la versión  500L Trekking sea en estos momentos la más homogénea, joven, atractiva y versátil de la interesante gama 500L.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.598 cm3

Tipo de combustible: Gasóleo

Potencia: 105 CV a 3.700 rpm

Par máximo: 320 Nm de 1.750 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Frenos: Discos ventilados/Discos

Neumáticos : 225/45 R 17

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.450 kg

Depósito de combustible: 50 litros

Dimensiones

Largo/Ancho/Alto: 4.270/1.800/1.679  mm

Vía delantera/trasera: 1.522/1.519 mm

Distancia entre ejes: 2.612 mm

Capacidad del maletero: 455-1.480 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 175 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 12,0 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 5,6/4,7/4,1 l/100 km

Emisiones: 122 gr CO2/km.

PRECIO: 21.700 euros

 

TAGS:

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario