Porsche: 60 años de superdeportivos

Con clásicos intemporales como el 356 y el 911, el fabricante de vehículos deportivos Porsche ha creado su extraordinaria reputación desde 1948. Durante seis décadas Porsche ha desarrollado modelos superdeportivos de gran exclusividad, muchos de los cuales estarán en exhibición en el museo de la marca a partir de hoy y hasta el 17 de marzo de 2014, como parte de una nueva exposición titulada “60 años de superdeportivos”.

Entre los vehículos que se exhiben hay algunos modelos que nunca antes se habían presentado al público. Por ejemplo, será posible admirar el primer 550 Spyder de la historia, que va a ser comprado por un cliente particular, un coche que se le asignó al piloto Kurt Ahrens en enero de 1955. Hoy en día el propulsor que equipa al 550 Spyder es tan legendario como el propio vehículo, y se ha llegado a conocer como “motor Fuhrmann “. Esta mecánica plana de cuatro cilindros, con cuatro árboles de levas en cabeza, está considerada una de las más exitosas de todos los tiempos para Porsche y también se destaca en la exposición.

Otro de los superdeportivos legendarios que se exponen es el 904 Carrera GTS. Este vehículo demostró sus características deportivas en diferentes modalidades deportivas y logró más de 300 victorias desde su presentación en 1963 hasta mediados de los 70. Los visitantes también disfrutarán con el único 911 Turbo RS del mundo: esta unidad tan especial es la única del 911 Turbo que lleva la carrocería ligera del Carrera RS, una modificación solicitada por su famoso conductor, Herbert von Karajan. El 911 Turbo RS entró en la historia de la música cuando apareció en la portada del álbum “Oberturas Famosas” de von Karajan, que grabó con la
Orquesta Filarmónica de Berlín.

Otro de los coches de gran potencia que se exhiben es el más conocido entre los referentes tecnológicos de Porsche, además de haber estado muy por delante de los de su generación. Se trata del Porsche 959 S, que se desarrolló a partir de un prototipo presentado en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 1983. Este prototipo puso en práctica el potencial tecnológico de Porsche en aquellos años y fue pionero para futuras generaciones de deportivos. El gran número de innovaciones y tecnologías representadas en él es tan impresionante que el 959 marcó un hito en la historia del automóvil y es una de las estrellas de esta exposición especial.

El 911 GT1 que se incluye en esta exhibición demuestra, una vez más, que cada Porsche es un coche de carreras. Fabricado en una corta serie de sólo 21 unidades, lo necesario para la homologación, Porsche desarrolló una versión de carretera del GT1, que fue utilizada por primera vez en la carrera de Le Mans de 1996 y demostró su excepcional rendimiento en la pista.

El Porsche Carrera GT, presentado por primera vez como prototipo en el Salón del Automóvil de París de 2000, completa la exposición. Este superdeportivo fue especialmente diseñado para incorporar el carácter de un coche de carreras en un vehículo de serie, consiguiendo además el máximo placer de conducción. Su diseño único también fue responsable de llevar la imagen de Porsche hacia el nuevo milenio.

 

TAGS:

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario