El sistema IHEV de Audi para mejorar la conducción

Audi apuesta por soluciones nuevas e inteligentes, como el asistente de eficiencia predictor (PEA) que ya se ofrece en algunos modelos de la gama. Este sistema se sirve de los datos de ruta procedentes del navegador y de los sensores de entorno integrados en el vehículo, a fin de reducir el consumo gracias a un modo de conducción que se anticipa a la carretera. Más adelante será posible combinar el asistente de eficiencia predictor con el sistema iHEV que se encuentra actualmente en fase de desarrollo, y que permitirá espectaculares reducciones de consumo en los vehículos con motor de combustión.
Las señales de limitación de velocidad o las señales indicadoras de población que están situadas detrás de una curva o colina a menudo obligan al conductor a frenar con fuerza. Y en un automóvil convencional, frenar implica que la energía cinética se dispersa en forma de calor. Sería mucho más eficiente si el conductor levantara anticipadamente el pie del acelerador y dejara que el vehículo rodara por sí solo para llegar al punto en el que tendría que aplicar los frenos ya a una velocidad adecuada. Pero para ello es necesario poder prever de modo exacto los acontecimientos, las curvas, las señales de tráfico o el perfil del terreno que nos queda por delante.
En la nueva fase de desarrollo del MMI navigation plus de Audi se han memorizado, junto a las limitaciones de velocidad permanente, datos de altitud. De este modo el sistema puede decidir si es mejor conducir por el tramo en cuestión con el motor acoplado o desacoplado de la transmisión (modo de navegación “a vela” o marcha por inercia). El asistente de eficiencia predictor tiene en cuenta incluso cambios en el peso del automóvil o el transporte de elementos accesorios adicionales, como pueden ser arcones de techo, portabicicletas o remolques. Además, también puede servirse de los datos del tráfico que nos precede recogidos por el radar del sistema de control de crucero activo adaptive cruise control (ACC).


En función de la configuración de motor y caja de cambios, el desacoplamiento o marcha libre ahorra más combustible que el corte en deceleración convencional; sobre todo si se produce de un modo predictor a lo largo de una distancia lo más larga posible.
Los modelos híbridos de las gamas A6, A8 y Q5 ruedan a menudo en el modo de marcha por inercia. Incluso cuando el conductor levanta el pie del acelerador al circular a velocidades elevadas, se desembraga la cadena de transmisión y se apaga el motor TFSI. Sólo el motor eléctrico frena ligeramente para recargar la batería de iones de litio y dar lugar a la acostumbrada deceleración.

iHEV: desconexión del motor cuando no se necesita
En el futuro, se podrá ofrecer una función similar a la que utilizan los vehículos híbridos para los motores convencionales. Audi ya está trabajando en una tecnología que se conoce con el acrónimo iHEV (intelligent Hybrid Electric Vehicle), que podría combinarse con el asistente de eficiencia predictor para conseguir espectaculares reducciones de consumo, al desconectar el motor cuando no se necesite. En tal caso, si se activa la función de desacoplamiento o marcha libre se apaga el motor de combustión, y de la tarea de volver a arrancar el motor de combustión se encarga un motor eléctrico de 48 V de potencia, integrado en la transmisión y accionado por una correa.
Junto con el asistente de eficiencia predictor, los vehículos iHEV pueden aprovechar todo su potencial de eficiencia, tal y como han demostrado los recorridos comparativos que se han llevado a cabo con distintos prototipos, utilizando como base vehículos Audi A7 Sportback y Audi A8.

TAGS: ,

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario