El duelo de titanes continúa en Australia

Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) y Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1), protagonizan este fin de semana en el circuito australiano de la isla de Phillip Island, en el sur del Pacífico, una nueva batalla en la guerra deportiva que ambos dirimen por el título mundial de MotoGP de 2015.

Rossi llega a Australia con la moral crecida tras derrotar a Lorenzo en el trazado japonés de Motegi, en donde la lluvia le volvió a jugar una mala pasada al español, quien dominó a placer la primera mitad de la carrera pero al dejar de caer agua el ritmo impuesto le hizo pagar un precio muy alto con la degradación de los neumáticos, razón por la cual tanto Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V), brillante vencedor, como Valentino Rossi, le doblegaron.

A Valentino Rossi le encanta el circuito de Phillip Island y en su palmarés sobre el trazado australiano puede encontrarse una buena razón para ello. A partir de 2001 fue el ganador de la carrera de MotoGP™ hasta 2005 de forma consecutiva. Rossi también ha estado en el podio con la segunda posición en 2008 y 2009; y  con la tercera en 2000, 2006, 2007, 2010 y 2013.

Valentino Rossi: «Phillip Island es un circuito muy particular. Me gusta, ya que exige el máximo al piloto, pero siempre es difícil encontrar la puesta a punto adecuada porque las condiciones son algo difíciles, con mucho viento y temperaturas frías. Esperamos tener un buen fin de semana como el del pasado año. Intentaremos hacer una buena carrera y subir al podio, por delante de Jorge. Creo que carrera a carrera es la mejor forma de encarar el campeonato, centrándonos en Phillip Island y en aprovechar todo al máximo».

Todo apunta, por las primeras previsiones meteorológicas, a que en Phillip Island no lloverá, pero lo que si hará es un frío intenso, que obviamente afecta y mucho al rendimiento de los neumáticos, aunque las dos últimas ediciones del Gran Premio de Australia han visto las victorias de Jorge Lorenzo (2013) y Valentino Rossi (2014).

Las Ducati de los Andrea, Iannone y Dovizioso, volverán a estar un paso por detrás, como también las Suzuki de los españoles Aleix Espargaró y Maverick Viñales, que no recibirán ninguna evolución en lo que resta de temporada.

Héctor Barberá, con la Ducati de la escudería Avintia, tendrá nuevamente por objetivo defender la primera plaza en la categoría “Open”, pero ahora con el acicate de llegar desde Japón con el mejor resultado de la temporada en el bolsillo, una novena posición que supo ganarse con una buena estrategia de carrera.

En el caso de Álvaro Bautista, al manillar del prototipo de evolución de la Aprilia RS-GP, el objetivo volverá a ser entrar en los puntos, algo que se le negó en Motegi y que ha sucedido en cinco ocasiones durante la presente temporada.

TAGS: , , ,

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario