Dudas sobre el estado de Michael Schumacher en el primer aniversario de su accidente

La salud de Michael Schumacher es casi más enigmática hoy que hace un año, cuando sufrió un grave accidente de esquí que a punto estuvo de costarle la vida. Su estado de salud sigue entre interrogantes para los cientos de miles de aficionados que envían mensajes de cariño y deseos de recuperación. Un contraste con los comunicados médicos, publicados con cuentagotas y limitados siempre al estricto presente, sin contemplar ninguna posibilidad futura.

El Kaiser, quien el 3 de enero cumplirá los 46 años, lucha con las secuelas de un accidente de esquí en Los Alpes que lo dejó cuatro meses en coma. Las últimas informaciones apuntan a que está inmóvil en una silla de ruedas, pero nadie se aventura a especular sobre su futuro, todo un misterio
El heptacampeón mundial de Fórmula 1 sufrió un traumatismo de cráneo al caer y dar con la cabeza en una roca cuando esquiaba a baja velocidad el 29 de diciembre de 2013 en la estación invernal francesa de Méribel.

El ex piloto estuvo internado en dos hospitales -Grenoble y Lausana- antes de ser trasladado a mediados de año a su casa de Glad. Según el diario Bild, la mansión en la que viven también su mujer, Corinna, y sus hijos, Gina Maria y Mick, fue transformada en una especie de centro de rehabilitación y un equipo médico compuesto por unas 15 personas asiste al deportista en la lucha por volver a la vida normal.

La familia pidió desde el accidente que fuera respetado su deseo de privacidad y su portavoz, Sabine Kehm, se limitó a comunicar que se estaban haciendo progresos, pero que se esperaba una larga recuperación por delante. Sin embargo, algunas declaraciones hacen intuir la difícil etapa que atraviesa.

“La vida después de un traumatismo craneoencefálico está dividida en etapas. Hará progresos, es lo que esperamos, pero para ello necesita tiempo. Como en otros casos, se puede hablar de una escala temporal que va de uno a tres años”, adelantó Jean François Payen en RTL France. El jefe de reanimación y anestesia del hospital de Grenoble atendió a Schumacher tras el accidente y lo visita con regularidad “para ver los avances que hace”.

También el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo, Jean Todt, afirmó que el estado de salud de su ex pupilo en Ferrari está mejorando. “Podemos decir que probablemente nunca pueda volver a pilotar. Pero está luchando. Su estado mejora, lo que es igual de importante que el hecho de que esté en casa con su familia”, dijo a RTL el francés, bajo cuyas órdenes Schumacher conquistó cinco títulos mundiales.

Los mayores detalles salieron de boca del francés Philippe Streiff, quien quedó paralítico tras un accidente en una prueba en 1989. “Schumacher está mejor, pero todo es relativo. Es difícil, porque no puede hablar. Está paralizado y tiene problemas de memoria”, admitió Streiff en los micrófonos de Europa 1, la primera emisora en informar sobre el accidente. Sin revelar la fuente de esta información, agregó que el alemán se comunica a través de los ojos.

TAGS: ,

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario