Carlos Sainz prueba el Peugeot RCZ R

Carlos Sainz prueba el Peugeot RCZ R en circuito cerrado y relata sus impresiones a bordo del deportivo más radical de la historia de la Marca. Carlos Sainz ha probado a fondo el cupé deportivo de la Marca, tanto en su día a día como en condiciones de máximo rendimiento. Una carretera sinuosa de la Sierra de Madrid y una jornada con climatología adversa son las condiciones de este test, superado con sobresaliente. Una prueba que se ha realizado en circuito cerrado al tráfico y con todas las garantías de seguridad necesarias.

“Si tuviese que calificar este modelo y destacar alguna de sus características diría: ADN deportivo 100 %, las posibilidades de utilizarlo en el día a día, la eficiencia y las prestaciones brillantes”, es la impresión general de Sainz sobre este modelo.

Este espíritu deportivo viene dado, además de por los detalles específicos de diseño de esta versión, por la preparación de Peugeot Sport. “Se nota la mano de Peugeot Sport: es un coche que sientes desde el primer momento que está hecho, pensado y llevado hasta este extremo por alguien en contacto diario con el mundo de la competición. Las prestaciones en carretera viradas son espectaculares; es muy divertido”.

El Peugeot RCZ R desarrolla una potencia máxima de 199 kW (270 CV) a 6.000 rpm y un par máximo de 330 Nm desde 1.900 hasta 5.500 rpm. Es un motor muy elástico: dócil en bajas revoluciones y con brío una vez sobrepasadas las 4.500 y hasta la zona más elevada del cuentarrevoluciones.

Las sensaciones al volante del RCZ R se completan con “el tacto del freno, el recorrido muy cerrado del cambio, las marchas muy cerca unas de otras… Es un coche que está cuidado al detalle. Por eso sorprende: porque es muy difícil encontrar un coche de estas características”.

Este espíritu también se nota en su ambientación interior. Como explica el piloto de Peugeot para el Dakar, gracias a “la posición al volante. Una vez en el asiento, notas que es lo suficientemente duro y envolvente para sentirte a gusto”.

La opinión de Carlos Sainz merece la pena en tanto es la figura del deporte del motor español más grande de todos los tiempos. Y para él, el RCZ R “es un coche que, sin duda, aguantaría un tramo de rally muy exigente. Tal cual está, hace unos años, sería un coche con el que habría soñado con disfrutarlo en mi carrera. Es una clara evolución de la tecnología de los coches”.

El RCZ R, la bestia domada por Carlos Sainz, está disponible desde 42.900 euros.

TAGS: ,

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario