Carlos Sainz Jr. en la jungla de Red Bull

Daniel Ricciardo es el nuevo producto de Red Bull al que han llevado desde las categorías base del automovilismo a la escudería de referencia. Dentro del programa de jóvenes pilotos, Carlos Sainz Jr. pelea por hacerse con un codiciado hueco para llegar hasta donde hoy lo hace Sebastian Vettel. Alcanzar la Fórmula 1 es sólo el primer objetivo de un organigrama donde, por su métodos extremos, hay pilotos que ni se quieren acercar.

“No lo aceptamos” fue el principio del fin del último discípulo de Red Bull en salir de la Fórmula1. Nada importó, ni los seis años en el programa, ni las 46 carreras en la máxima categoría del automovilismo. Las palabras de Helmut Marko fueron claras y ante el propio Franz Tost, a quien luego emplazó a hablar fuera del ‘box’. Jaime Alguersuari molestó y no dejó pasar a Sebastian Vettel en los últimos Libres del GP de Corea de 2011, ambos en su vuelta rápida. Vettel le regañó hasta con las dos manos, Marko en el garaje y fue el propio Franz quien le llamó una mañana de diciembre para decirle “no contamos contigo para la próxima temporada”. El Dr. Marko lo explicó a su manera Jaime y Sebastian no son pilotos ganadores”.

Hay quien ve que jubilaron a un piloto con toda su carrera por delante, que desperdiciaron todo el apoyo económico y deportivo al coger a un piloto con sólo 15 años y desprenderse de él con 21. Red Bull lo ve al revés, apuestan por un piloto y si no va a ser campeón del mundo, mejor darse cuenta cuanto antes y ahorrarse el resto de su carrera. A por otro.
Su filosofía lleva la competitividad a su lado más salvaje. Dos temporadas en la Fórmula 1 son suficientes para saber qué puede aportar el piloto a la marca. Buscan un nuevo Vettel y de la misma manera que apuestan por tu carrera pueden desprenderse de tí. Hasta ahora sólo ha triunfado uno y el número de los que se quedan por el camino aumenta cada temporada. ¿Quién se acuerda ahora de Hurtley, Klien, Bourdais, Bernoldi y Speed? En el éxito sólo se ve al que lo logra, los que se quedaron por el camino no cuentan y en el caso de Red Bull, son sólo daños colaterales.

Helmut Marko es el asesor del equipo Red Bull y responsable del programa de jóvenes pilotos. El programa nació precisamente de la que fuera su propia escudería RSM Marko que competía en la F3000 y que captaba jóvenes pilotos para promocionarlos hacia la F1. Desde que apadrinara al brasileño Bernoldi en 2001, quien acabó corriendo en Arrows, no ha dejado de hacerlo. Fueron los primeros años los más complicados pues patrocinar un equipo, evidentemente, no daba derecho a poder colocar a tu piloto, algo que ha cambiado en la actualidad. Hubo incluso un español que pasó por sus manos en esa primera época, Antonio García, quien no completó una temporada en la F3000. El austriaco y local Klien y el también local, tras la adquisición de Toro Rosso, Liuzzi fueron dos de sus primeros hombres. “Tengo la sensación de que estuve en la época equivocada” dijo el italiano después de pasar por Red Bull y Toro Rosso cuando eran equipos medios y de cola, respectivamente.

Sus primeras adquisiciones respondían más a intereses políticos que meramente deportivos como fue el fichaje de Sebastien Bourdais, francés de 29 años, precisamente cuando la marca comenzó a venderse en Francia, o del estadounidense Scott Speed quien ostenta los peores números hasta la fecha de Toro Rosso. Ambos bajados a mitad de temporada, primero Vettel por el californiano en 2007 y luego Alguersuari por el francés en 2009. Vettel es, de hecho,  el único piloto del programa que ha ascendido de Toro Rosso a Red Bull, Ricciardo en 2014 será el próximo, dos pilotos en 12 años de programa. El alemán es el único que ha logrado una ‘pole’ y una victoria con la escudería ´filial´, no ha habido ninguno más si quiera en el podio. Quien se suba a su monoplaza no es que tenga la obligación de ganar, pero sí de impresionar si quiere seguir dentro de sus equipos. Al igual que en el resto de categorías donde el piloto compite antes de llegar a la F1. Es el propio programa quien elige dónde ha de correr la próxima temporada. No tienen un equipo específico de entrenadores, simplemente le dotan de apoyo, usan las instalaciones de las escuderías, le hacen hueco en los ‘equipos base’ con los que trabajan y le facilitan la proyección. Le coloca según su evolución y el tipo de monoplaza y es el propio Helmut Marko quien llama al piloto para decirle dónde tiene que correr. La ascensión antes de ser tercer piloto y hacer algún viernes es formarse primero en los campeonatos nacionales de F3 como la británica, en las F3 Euroseries, la GP3 y finalmente las World Series 3.5. Ricciardo pasó por Fórmula BMW, Fórmula Renault, F3 Euroseries, F3 Británica y World Series 3.5, sin necesidad de pasar por GP3 o GP2 para llegar a la F1. No hay reglas matemáticas, la exigencia es ganar campeonatos, pero puedes no hacerlo, incluso puedes ganar por delante de Jean-Eric Vergne y Ricciardo y salir del programa. Es el caso de Robert Wickens quien impresionó en las World Series y ganó en 2011 y ascendieron a Toro Rosso a quienes ganaba en la pista. Mercedes le rescató para su programa junto a Vietoris y Merhi para llevarlo al DTM.

Más extraño es el caso del neozelandés Brendon Hurtley a quien le vimos en el ‘box’ de Toro Rosso preparado para coger el monoplaza, incluso formó como piloto reserva de ambas escuderías. Su imagen de piloto joven, desenfadado, estilo ‘surfero’ que tanto gusta y encaja  en Red Bull sumaban a su talento en la pista. Ganó la Eurocup Fórmula Renault 2.0 fue tercero en la F3 Británica y tercero en el prestigioso GP de Macao. Pasó por los Grandes Premios y por el simulador de la escudería. Tras cuatro años dejó su puesto a Vergne quien finalmente se quedó con ´su´ asiento en la escudería de Faenza.

Ellos se quedaron por el camino sin respuesta alguna. Tal vez por decisiones como estas hay quien no ha querido acercarse al modelo de Marko y poner toda su carrera deportiva en manos de gestores. Como Robin Frijns, quien rechazó en dos ocasiones unirse al programa de jóvenes pilotos. “No puedes decidir lo que quieres hacer y si no haces lo que quieren, estás fuera, te tratan como a un perro”. Incluso algún piloto español de la actual parrilla del DTM prefirió hacer su propia carrera para no depender de tal manera. Mejor llegar a la F1 con más experiencia a llegar con 20 años y desaparecer con 22.

Cada piloto busca su mejor manera de competir, porque si llegas al programa, Red Bull decide dónde y con quién correr. Carlos Sainz Jr. es el único español dentro de su organigrama y a finales de la temporada pasada tras hacer F3 Británica y algunas carreras de Euroseries decidieron que corriera en GP3 con Arden. Arden es precisamente el equipo de Christian Horner y Mark Webber, por lo que Sainz está aún más en contacto con la escudería de F1 y su entorno.

Sainz a la Fórmula 1

Con el anuncio del ascenso de Daniel Ricciardo a Red Bull hay al menos un asiento libre en Toro Rosso. Al menos, porque Vergne aún no está confirmado. El propio Ricciardo ha declarado que ve a Sainz en la Fórmula 1. Ese es el objetivo del español y el deseo del propio programa. La duda es cuándo. Los planes de Carlos Sainz Jr. sólo los conocen Helmut Marko y Christian Horner y le comunicarán a final de temporada su destino para 2014. Los deseos del piloto y la lógica dicen que correrá en las World Series 3.5 donde tendrá un coche más parecido a un F1 con 530 cv de potencia y 616 kg. Esta temporada ya ha hecho dos carreras (Mónaco y Spa y hará las tres últimas y también correrá el GP de Macao de F3) y lo ha compaginado con GP3 y en ambos campeonatos ha coincidido con compañeros y rivales a un asiento en Toro Rosso.
El mejor posicionado para quedarse con el asiento de Ricciardo es Antonio Félix Da Costa, portugués de 22 años recién cumplidos quien se incorporó al programa la pasada temporada y sufrió una notable mejoría. Ganó en las estrechas calles de Macao desde la ‘pole’ y acabó cuarto en WS 3.5 con cuatro victorias. Ésta no está siendo la temporada que se podía esperar de él. Es quinto y sólo ha logrado una victoria, la de la segunda carrera de Monza, pero tiene talento, es rápido y muy agresivo y ha demostrado su consistencia en los trazados más difíciles como Mónaco y el propio Macao. En Toro Rosso todo está preparado para recibirle, aunque el portugués es consciente de que tiene que hacer un buen final de año para que no le arrebaten ese asiento, ya que han trabajado para que sea él el elegido y no hay otro piloto mejor preparado. Sólo un ‘plan C’ podría apartarle de estar en Toro Rosso la próxima temporada. Tanto él como Sainz rodaron con Red Bull y Toro Rosso en los test de jóvenes pilotos de Silverstone en el que el español fue ligeramente más rápido que el portugués.

Ese ‘plan C’ es el que incomoda al portugués pues surge la posibilidad de que un piloto al que apoyaron el Fórmula BMW vuelva al equipo después de una dilatada carrera. Es Felipe Nasr, brasileño, y actualmente la única posibilidad de que un piloto brasileño ocupe un puesto en Fórmula1, necesidad política de Bernie Ecclestone para 2014 algo que al propio responsable del programa, el Dr. Helmut Marko, no le acaba de encajar: “A pesar de haber estado en la lucha por el Mundial (GP2) no ha ganado ninguna carrera. El sucesor será alguien del programa y que no sólo tenga potencial para ser piloto de F1, sino también que pueda luchar por victorias y títulos, algo bien diferente”. Cualquier decisión que tome la dirección del equipo es algo que no afectará en la próxima temporada a Carlos Sainz Jr. con un objetivo más a largo plazo, en torno a los dos años vista antes de dar el salto, mientras sigue concentrado en la GP3.

Allí coincide con Daniil Kvyat un joven talento ruso de 19 años (al igual que Sainz) al que Red Bull también le ha metido dentro de MW Arden. Se ha acoplado perfectamente a este campeonato y se jugará el título con Facu Regalia en la última cita de Abu Dabi. A Kvyat ya le derrotó en el año 2011 en el que coincidió en la Fórmula Renault 2.0 (NEC y Eurocup). Los planes para el ruso serían verle en 2014 en GP2 o al igual que con Sainz en las World Series, por lo que el duelo entre ambos se trasladaría a esta categoría y en la lucha por un asiento en F1.

Las prisas y los rumores que acercan ya Carlos Sainz Jr. a un asiento en Toro Rosso no benefician al propio piloto ni a su futuro que continúa formándose y trabajando en todos los aspectos que implican llegar a la máxima categoría dentro y fuera de la pista, la destreza al volante, la buena reputación en el ‘paddock’, las relaciones con la prensa nacional e internacional y su imagen con los patrocinadores. Es precisamente uno de sus patrocinios personales quien más está ayudando al piloto, CEPSA, que le permiten competir en diversos campeonatos y probar en las oportunidades que le da Red Bull y Toro Rosso.
Ellos son los mejores posicionados, pero también hay otros hombres que vienen empujando detrás y que completan la actual plantilla de jóvenes del programa. Son el británico Tom Blomqvist (F3 Euroseries), el sudafricano Callan O´keefe (ADAC) y la primera chica en formar junto a ellos, la holandesa Beitske Visser (ADAC). Su aspiración es la misma que Carlos, Félix y Daniil, ser pilotos de Toro Rosso, Red Bull y ganar el campeonato del Mundo de Fórmula 1. Su devenir sólo lo conocen dentro de las escuderías de Dietrich Mateschitz, propietario del 49% de la compañía, y del propio programa de Red Bull. Llegar a la Fórmula 1 es sólo el principio, aguantar y ser campeón es el reto. Muchos llegaron, la mayoría cayeron, otros se aferran como pueden, como Sebastian Buemi, ahora de tercer piloto tras perder su asiento en Toro Rosso, a otros les cortaron su progresión con sólo 21 años, como a Jaime, evocada en una discusión en el ‘box’ de Corea, en un Gran Premio donde, por cierto, acabó logrando su mejor resultado en F1.

 

TAGS: ,

1 Comentario

  1. Davide dice:

    Vergne también tendría que irse! Que metan a carlitos ahí no??

Deja un comentario