24 Horas de Le Mans, deportistas en la sombra

Las 24 Horas de Le Mans, que tendrán lugar este próximo fin de semana, es el evento más importante de la temporada todos los años para todos los equipos del WEC. Se trata de la carrera de resistencia más importante del mundo, con el mayor número de fans y con puntuación doble para el Campeonato del Mundo de Resistencia.

Cuando los mecánicos preparan los prototipos para la competición o realizan las paradas en boxes durante la carrera, el observador interesado pronto notará que todo esto se lleva a cabo de una forma bien entrenada, prácticamente mecánica. Los procedimientos y los cambios de ruedas se realizan justo en el lugar marcado, el repostaje de los coches y los cambios de pilotos se llevan a cabo con una precisión milimétrica. Todo esto funciona correctamente porque los mecánicos han practicado esta coreografía cientos de veces, además de que los procedimientos se mejoran año tras año.

Al contrario que en el DTM, en Le Mans no sólo se cambian los neumáticos durante una parada en boxes. En primer lugar se llena el depósito y luego se cambian las ruedas si es necesario. Un máximo de cuatro mecánicos están autorizados a trabajar en un coche en el pit lane, de acuerdo con el reglamento. Sólo dos de ellos puede cambiar los neumáticos. Por lo tanto, la precisión es crucial. Se inicia con la preparación física de los mecánicos y se extiende a la manipulación del material. Hay que tener la capacidad de hacer los movimientos correctos con los ojos vendados.

Desde enero nuestros chicos han estado entrenando en el gimnasio durante dos horas dos veces a la semana” comenta Ralf Jüttner, director del equipo Audi Sport Team Joest quien comentaba que un entrenador ha elaborado un programa especial para estos deportistas en la sombra. “La resistencia y la fuerza son sólo dos aspectos”, explica Stefan Grimm, responsable del equipo de mecánicos de Audi Sport Team Joest. “Entre otros objetivos, hay que evitar sufrir cualquier percance durante la manipulación de las ruedas y la llave, por ejemplo”. Por ello, el Dr. Christian John, médico del equipo Audi Sport desde 1983, ha desarrollado ejercicios específicos para aquellos grupos de músculos de los mecánicos que son más propensos a sufrir estrés o fatiga. Así mismo, un médico les proporcionará asesoramiento nutricional para el fin de semana.

El equipo comienza a familiarizarse rápido con la tecnología de los coches de carreras, que está sometida a un constante desarrollo año tras año. Los jefes de mecánicos del Audi Sport siempre están involucrados cuando el equipo de pruebas de Audi realiza los ensayos del nuevo vehículo en el invierno, con el fin de preparar las instrucciones para todo su grupo. Posteriormente, en Ingolstadt, el equipo de carreras prepara los coches por primera vez antes de que comience la temporada. “Ahí es cuando practicamos el cambio de todos los componentes y preparamos herramientas especiales. Además, documentamos con precisión las tareas técnicas individuales”, dice Stefan Grimm. Por ejemplo, elementos de suspensión, tales como los conjuntos individuales para cada rueda, están disponibles para la carrera previamente montados con los correspondientes reglajes del vehículo. Si un piloto toca el guardarraíl de la pista en un accidente y la suspensión se daña, el equipo puede cambiar todo el conjunto en un tiempo que puede oscilar entre cuatro y cinco minutos.

Aún más impresionante es el tiempo empleado en el cambio de las partes de la carrocería chasis que pueden ser dañadas en los duelos con los rivales. Los rápidos mecánicos cambian en boxes una trasera, incluyendo el ala y el difusor, más la tapa del motor, en apenas 60 ó 70 segundos. “Cuanto más tranquilo puedes ir haciendo tu trabajo, más rápido serás”, analiza un mecánico. “Hay muchos pasos que ni siquiera tenemos que pensar. Los realizamos automáticamente, como al cepillarnos los dientes”. El requisito previo para conseguir esto es que todas las piezas de repuesto hayan sido previamente verificadas en su precisión de ajuste y adaptación. Se invierte mucho trabajo en esta preparación detallada, ya que se hace necesario preensamblar un número suficiente de referencias de repuesto.

El mayor desafío se encuentra al final. “Estamos despiertos y vigilantes todo el tiempo que dura la carrera”, dice Stefan Grimm. “Por eso la nutrición y la forma física son particularmente importantes. Incluso entre las paradas en boxes casi no se puede dormir porque la radio nos mantiene despiertos”. A través de las comunicaciones de radio el equipo recibe todas las instrucciones del ingeniero de carrera en el muro de boxes.

TAGS: ,

No hay Comentarios



Puedes ser el primero en dejar tu opinión siobre este artículo.

Deja un comentario